Felices los que saben apreciar el presente. Felices los que reconocen el poder que tienen (todos lo tenemos). Felices los que saben que no hay que malgastar la energía cambiando afuera, sino adentro. cambiar la perspectiva y sanar las viejas creencias limitantes. felices los que saben y están cayendo en cuenta.

No es mío. Ojalá 🙂

Bien pudiera ser de Edward Bach, y por eso te lo escribo aquí: las esencias florales nos traen al presente, nos ayudan a gestionar todo aquello que hace que nuestra cabeza dé vueltas, y nos dan este vislumbre: por mucho que intentes cambiar lo de fuera, lo realmente revelador y sanador es cambiar tú y tu percepción.

Volver al presente.

Ligado con esto, con el volver a una percepción armónica de la vida, están las enseñanzas de Un Curso de Milagros, que tanto nos invitan a estar presentes en cada instante y a meditar completamente atentos al aquí y ahora, y descansando en Dios.

Y de esta fuente, de UCDM, bebe Mia Astral, la astróloga que sigo desde hace años y que me encanta (por cierto que no es la única astróloga que sigo, mira): siempre motiva a vivir según la energía del momento, y esto, si lo vas precticando, te acaba dando mucha paz.

Mia Astral es quien puso este texto que te he compartido, hace unos días, en su Instagram. Sus mensajes inspiran.

Espero que estés bien.

Yo ya estoy por el grupo facebook, y ojalá te lea pronto por allí. Opina, propón, siempre es bonito ver que hay alguien al otro lado.

Un sereno abrazo,

Mercè

Más sobre las Flores de Bach, aquí.